30 Ejemplos De Locuci N

Metafísica de la doble rendija o ranura Dinamicas de mis enemigos

Los últimos experimentos sobre las ratas, pone bajo la duda clásico. La clasificación de los gustos elementales. Se ha aclarado que los receptores gustativos de las ratas reaccionan de formas diferentes a las sustancias distintas amargas. El estimulante amargo llama en la jaula del receptor el aumento de la concentración del calcio que induce la jaula distinguir (el transmisor químico de los impulsos entre las jaulas nerviosas). Para el estudio de este proceso los biólogos de A.Kaisedo y S.Roper de la universidad de Miami ( han introducido en las jaulas gustativas de la lengua de rata la marca fluorescente que reacciona al aumento del nivel del calcio. Luego han sometido las jaulas a la influencia de las uniones distintas amargas. Resultó que 66 por ciento sensible a amargo las jaulas reaccionaban solamente a una unión, 27 por ciento – a dos y 7 por ciento – más de a dos uniones. Esto significa que los receptores gustativos que reaccionan a las sustancias distintas amargas, son distintos, sin embargo a nosotros para "amargo" solamente un nombre. Es posible sin embargo que esto simplemente el rasgo de los receptores gustativos de las ratas.

Las jaulas gustativas son sustituidas muy rápidamente, la duración de su vida compone solamente 10 días, después de que de de las jaulas se forman los nuevos receptores. Las nuevas jaulas gustativas sensoriales comunican con las fibras nerviosas sensoriales – el carácter específico de las fibras no se cambia además. Como diría el ingeniero, los detalles son sustituidos, pero el esquema se queda mismo. El mecanismo que abastece tal interacción entre el receptor y la fibra, mientras es desconocido. Los receptores gustativos comienzan a funcionar desde los primeros días la vida del niño: hay unas reacciones positivas a los postres y las soluciones y negativo – en amargo y salado. El desarrollo de los bulbos va hasta 45 años, luego su número comienza a disminuirse, especialmente se atrofian visiblemente las yemas gustativas de los pezones de la lengua. La reducción de la cantidad de las yemas gustativas lleva al descenso de la sensibilidad gustativa a la edad de edad avanzada y senil.

Se sabe que a la mezcla rojo y de color amarillo surge la sensación anaranjado; rojo y verde – amarillo, violeta y verde – de color azul. El ojo no en el estado de exponer los colores mezclados a los componentes, que los componen.

En esto es fácil persuadirse, si tomar en la boca el trozo del pan blanco soso. El almidón, que no se disuelve en el agua y es el hidrato de carbono básico que contiene en tal pan, no tiene el gusto. Sólo tiene que masticar el pan, es decir llevarlo en el contacto con la saliva, como él adquiere claro el gusto, el indicio de lo que la parte del almidón se ha partido por los fermentos de la saliva hasta la glucosa.

Después de que la sustancia ha caído en la lengua, surge primero la sensación del tacto (es decir el sentimiento táctil), y solamente luego – las degustaciones en el orden siguiente: sobre la punta de la lengua primero se manifiesta el gusto salado, detrás de él dulce, agrio y después de todos amargo; a la razón de la lengua – ante todo amargo, luego salado y después de todos dulce. Estas distinciones pueden en cierto modo influir también sobre la sensación general del gusto.

Hay una percepción activa y pasiva del gusto de las sustancias que caen en la boca. En el primer caso se trata del contacto simple de estas sustancias con la superficie de la lengua o la garganta, en segundo – sobre las sensaciones que comienzan a de la sustancia por la superficie sensible, que se realiza a los movimientos de la lengua. La diferencia cualitativa además en las degustaciones no existe, pero el gusto se hace más claro.